¿Cómo se diagnostica el SII?

La mayoría de las veces, el médico puede sospechar el diagnóstico del síndrome del intestino irritable basándose en los síntomas (con pocos o ningún examen). Para descartar otras patologías, el médico puede valorar la opción de realizar pruebas diagnósticas como análisis de sangre, radiografía con contraste, colonoscopias, etc.; aunque en muchos casos, en pacientes jóvenes y sin riesgo de enfermedad orgánica, estas pruebas no son totalmente necesarias.



Compartir